En muchas ocasiones me han preguntado a cerca del método que utilizo yo para diseñar mis proyectos tipográficos, la respuesta es siempre variable, depende de cada proyecto. Con el pasar de los años, tras recurrentes ejercicios de dibujo tipográfico y planificación, he ido encontrando formas que facilitan esta tarea, muy conocida es en el mundo tipográfico la cadena de texto “hamburgefontsiv

Según los entendidos en la materia “hamburgefontsiv” logra reunir bastante bien la mayoría de características formales de una fuente, lo que resulta un alivio para quien quiere ver rápidamente el comportamiento de su letra en un texto, sin tener que realizar todas letras del alfabeto. Está la cadena que conocí de mi experiencia con “Los Latinos” (nombre que le damos cariñosamente al equipo LatinoType) la primera vez me pidieron sin mayores explicaciones que les enviara un “videospan” fue un poco extraño y cómico, no tenía idea a qué se referían. Hace muy poco supe también de la existencia de la cadena “changosy” empleada en el Diplomado de Tipografía y Lettering de “La Chile” (Universidad de Chile), entre tantas otras que debe haber por ahí repartidas. Muy recientemente, nuestro amigo Alfonso García nos sugirió considerar el modelo “nova” el cual sólo de observarlo nos evidencia sus notorias virtudes en términos de representatividad tipográfica.
Recuerdo que el 2006 en la Escuela de Diseño Gráfico de la Universidad del Bío-Bío, en Chillán (Chile), en nuestro grupo de estudio “Tipografística” tuvimos alguna vez este tipo de reflexiones, en ese entonces solíamos utilizar la cadena “xhop” con la idea de definir las principales características de nuestras ideas tipográficas.

 

 

 

 

xhop” nos lograba dar la “alturas de x,  ascendentes y descendentes” al tiempo que nos daba una clara pista de cómo serían los trazos verticales, la proporción de las letras rectas a través de la “h“, la forma y proporción de las letras redondas a través de la “o“, una idea aproximada del estilo de las diagonales a través de “x“, entre otras características.
En términos personales acostumbro diseñar el par “fj” para definir en muy poco tiempo la mayor cantidad de características formales y de proporción de una fuente (línea Base, altura de x, Ascendente y Descendente, línea de diacríticos y por aproximación a ésta definir la altura de mayúsculas o Capitales, proporciones de “n” y por su intermedio la relativa proporción de “o” y de las contraformas interiores de éstas el espaciado que habrá entre letra y letra), todo esto en un muy reducido espacio físico, como suelen ser  las hojas sueltas que acostumbro rayar, mis pequeños blocks de notas o agendas de viaje, las que suelen estar llenas de dibujos de letras y apuntes de múltiple naturaleza.

Últimamente, orientando mis ideas hacia un proyecto de diseño mucho más amplio tuve que tener claras las proporciones que serían necesarias para los pesos extremos considerando un amplio rango tanto de pesos como de anchos, desde la variante más pesadas y angosta “UltraCompressed ExtraBlack” hasta la variante más pesada y ancha “UltraExpanded ExtraBlack“, fue así que me vi en la necesidad de determinar adelantadamente cuáles serían los espacios necesarios a reservar para aquellos glifos (letra, número u otro signo tipográfico) que ocupan la altura media de la x como “a, e, g, k, s, x”, mi conclusión fue determinar que la “s” logra determinar una eficiente distribución de los espacios tanto verticales como horizontales necesarios para diseñar la mayor parte de las minúsculas, al igual que la “S” los espacios para la mayor parte de las mayúsculas que ocupan la altura media.

 

Es importante considerarlos a la hora de “Evitarse eternas jornadas de correcciones y conflictos futuros” sobre distribución o disponibilidad de espacio, sobretodo en el desarrollo de proyectos tan extensos como suelen ser estas grandes familias tipográficas que poseen no sólo amplios rangos de peso sino también múltiples variables de ancho, sin contar sus variantes de inclinación y ni hablar de las súper familias, las que están cada vez más presentes en el universo tipográfico de estos tiempos.

Ahora mis procesos no sólo se enfocarán en mi querido “fj” sino también en “s” ahora será “fjs” el que muy posiblemente evolucionará hacia una abstracción mucho más eficiente y placentera para resolver el diseño de fuentes.