El Espaciado

· E L · E S P A C I A D O · es, a mi juicio, uno de los aspectos claves a la hora de resolver ciertas funciones técnicas así como el buen aspecto visual en la configuración de elementos de diseño, ya sea en la diagramación como en el diseño y/o producción de piezas gráficas.

Es uno de los criterios esenciales en el diseño de fuentes tipográficas (el que debería aplicar también para caligrafía y lettering), pues además de hacer más atractivo al producto gráfico final, facilita que se reconozcan con mayor facilidad y rapidez sus características y por adición incrementa así su grado de legibilidad, pudiendo según sea el caso hasta incrementar la cómodidad en la lectura (fenómeno conocido también como “lecturabiliad”).

Un buen espaciado grarantiza que las cosas se perciban de manera cómoda, hace posible ubicar cada elemento dentro de un conjunto complejo de otros elementos aún similares, permite destacar sus detalles característicos, permite que fluya el aire en torno al objeto visual.

De acuerdo con una de las principales guías que define LA GESTALT es posible establecer relaciones perceptuales conforme la distancia sea menor entre los elementos en un espacio dado, lo cual es una de las formas corregir el caos visual presente en conjuntos disgregados o distanciados entre sí (Ej: elementos de un afiche). Al ir creando conjuntos o focos de atención, se alivia en un alto grado la fatiga o el stress perceptual que se provoca al momento de enfrentar al espectador al consumo de la información que desplegamos a través de nuestros mensajes gráfico-visuales.

A pesar de ser un desafío mayor estar consciente de algo que no vemos del todo (ya que nos concentramos más en la forma visible y menos o casi nada en la contraforma no visible) a la hora de estar diseñando nuestras piezas gráficas, pero al mejorar considerablemente la calidad de los resultados, mi recomendación es dedicarle mucho mayor atención a este aspecto visual.